14 nov. 2011

UN EJEMPLO ARGENTINO PARA UN MUNDO EN CRISIS




En tiempos difíciles el esquema de cooperativas, basado en la solidaridad, se convirtió para miles de familias argentinas en el salvavidas que las sacó de la crisis.

El sistema de cooperativas

En una de las fábricas argentinas, el secreto más codiciado por los empleados de cualquier empresa, no tiene mayores sorpresas.

Las 85 personas que trabajan allí, desde el personal de limpieza hasta el obrero o el presidente del directorio, tienen el mismo salario que ronda unos 1.000 dólares. Todos reciben además un informe semanal sobre los gastos e ingresos de la compañía.

Pero no siempre fue así. En agosto de 2000 esta fábrica metalúrgica era propiedad de una familia que de un día para otro se declaró en quiebra y cerró las instalaciones.

La Justicia decretó finalmente que se trataba de una quiebra fraudulenta y decidió concederles a los empleados la gestión de la fuente de trabajo. En plena crisis económica, los primeros tiempos fueron difíciles, pero poco a poco lograron organizarse y empezaron a llegar los beneficios.

Uno de los frutos inesperados de la crisis argentina del período 2001-2002 fue que ante la alternativa de quedar en la calle por el cierre de miles de empresas, muchos obreros iniciaron acciones legales para que se les traspasara a ellos la administración. Y el resultado fue asombrosamente exitoso. Actualmente hay unas 240 empresas recuperadas por los trabajadores que dan empleo a unas 30.000 personas. Los rubros son variados, desde alimentación hasta flotas de taxis. Éstas funcionan bajo un original sistema de cooperativas, sin dueños ni patrones y beneficios igualitarios. Cada decisión se toma en asamblea por consenso, hasta los despidos.

1 comentario:

  1. Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.

    ResponderEliminar

SOLO TE PIDO RESPETO AL QUE PIENSA DIFERENTE.

AYER Y HOY LOS MISMOS ENEMIGOS