6 abr. 2012

DON ARTURO: Mi pequeño triunfo a la cultura Menemista


                                                                                   INTRODUCCIÓN
Corrían los años 90, pleno hipermenemismo y yo era un joven de 24 años, casado con dos hijas, trabajaba y mucho para mantener a mi joven familia, ya me habían censurado en el Diario por no querer tranzar mis ideales, los cuales eran contrarios a los de la época, neoliberales y de entrega de la patria, en noches de insomnios y mates lavados me sentaba a escribir en esos largos silencios, en una noche de esas nace este cuento de los tantos que escribía y nadie leía, ya que los escribía sin pretensiones de publicarlos, por el solo gusto de hacerlo, en aquella época ni hablar de Internet, ni imaginarme de hacerlo en un Blog….¿Blog? ¿que cosa es eso? Estaba en los 90!....
Mi madre a veces cuando encontraba alguno de mis tantos bollitos de papel, guardaba los cuentos, sin que yo lo supiera, esta es la historia de este cuento, que un día fue premiado y publicado en mi ausencia del país, ya que mi madre lo presento 7 años después de que lo escribiera y salio ganador, DON ARTURO ganaba en medio del olvido y cuando yo sufría también el olvido en tierras extranjeras y lejanas, esos tiempos no eran como estos, donde todos repiten frases de Jauretche como algo normal o para demostrar que son NacyPop, en aquellos años, nadie se acordaba de él y si lo hacían era para ocultarlo, por que era ir contra la corriente, contra el sistema.
Aquí comparto con ustedes este cuento escrito por un joven veinteañero en la década de los 90.

1 comentario:

  1. Resististe en los 90, Volvimos en el 2003!
    Ni olvido ni perdón a una década trazada como vos dijiste por el exilio económico, por la privatización no solo del país sino de la misma cultura que no encontraba su espacio dentro de una coyuntura política deplorable...
    Es un tremendísimo cuento pa debe ser la 8va vez que lo leo y no me canso!
    Orgullosa de tal obra y que lleve tu sello.

    ResponderEliminar

SOLO TE PIDO RESPETO AL QUE PIENSA DIFERENTE.

AYER Y HOY LOS MISMOS ENEMIGOS