13 may. 2012

INFORME CRIVISQUI LO ADVIRTIO: UN MUERTO EN EL MERCADITO ILEGAL PARAGUAYO

El pasado sábado 5 de mayo, fue asesinado de varios impactos de balas, un ferretero instalado en el corazón del denominado Mercado Paraguayo de la ciudad de Formosa. También resultó gravemente herida una mujer, pareja del asesinado.

El asesino: un comerciante del Paraguay, quien vino a reclamar el saldo de una deuda que el occiso mantenía con el homicida, quien resulta ser un conocido proveedor de ropa a los puesteros del lugar. Hasta acá, un hecho policial más de la crónica diaria.

Pero surgen una cantidad de temas que deben ser replanteados: ¿Recuerdan la campaña de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa, la CAPYMEF, que a fines del año pasado cubrió de volantes el micro centro de la ciudad?
De una suerte de ítems ponderatorios de los efectos de comprar al comercio ilegal, se remataba el volante con letra y diseño destacado HOMICIDIOS. Lamentablemente, esta noticia triste del sábado, le da la razón incuestionable a la CAPYMEF.
¿Qué deudas puede contraer un comerciante legal de Argentina con su par del Paraguay, que no pueden ser reclamadas judicialmente?
Este conocido empresario paraguayo, proveedor de prendas a los vendedores del Mercado Paraguayo, ¿Cómo canaliza su abastecimiento desde el Paraguay, si para recuperar su crédito debe asesinar a su deudor?


¿No son ésta, prácticas propias de la mafia? Hace poco, junto al periodista Alejandro Crivisqui hicimos un programa sobre Comercio Ilegal, filmado en su totalidad en el Mercado Paraguayo. Un programa impactante por su perfecta descripción visual de la cruda realidad y alcance de este gravísimo flagelo, que va carcomiendo a pasos agigantados el tejido de la actividad económica y haciendo inútiles los enormes esfuerzos de los gobiernos nacional, provincial y municipal que hacen para proveer de infraestructura necesaria para el desarrollo en tal sentido y así, promover a la sociedad a un estándar de vida mejor.
Luego de dicha jornada, comencé a analizar lo que habíamos observado, pero con mayor detenimiento, ya no contaminado por la aceptación costumbrista del caótico paisaje que ofrecen estos centros de lo ilegal en todo su contexto.

Así, tomé conciencia que en estos locales, disfrazados de precarios para invocar la explotación económica de supervivencia social, (válida en el 2000/2003 pero no aplica hoy), además de todo lo expresado en las diferentes campañas llevadas a cabo donde se instaba al compre local y legal, al pensar en el futuro de nuestros niños, a la procedencia ilícita de la mercadería, al potencial lavado de dinero, al financiamiento del narcotráfico, la prostitución y la esclavización de inmigrantes y de niños, la indudable evasión fiscal, entre otros factores, surgen ineludiblemente, la pregunta del millón: ¿Qué autoridad interviene? Lo que lleva al siguiente interrogante ¿Dónde denunciar? Es tan amplio el abanico de ilicitud y tantas las jurisdicciones participantes, que a pesar de tener instrumentos legales, estos resultan ineficaces por dispersión de autoridad de aplicación.

Mencionemos algunos casos: Para el contrabando, está la Aduana; para los comestibles, bromatología municipal y en algunos casos provincial y SENASA; para los residentes ilegales, Migraciones y por delegación, Gendarmería y Prefectura; para las copias de DVD y CD, AADI-CAPIF y SADAIC; para la evasión AFIP y DGR; para el empleo no registrado, Subsecretaría de Trabajo y el Ministerio del rubro sin olvidarnos del sindicato respectivo; con las marcas falsificadas, o sea Fraude Marcario, Defensa del Consumidor y la Justicia Federal; para la mercadería robada procedente de fuera de la provincia, la Policía Federal; para la seguridad de las personas, Policía de la Provincia; para el cambio callejero de divisas, el Banco Central.
Y así, interminablemente sigue la lista. De esta manera, este flagelo crece y se robustece en toda la geografía argentina y como dijo Osvaldo Cornide, el Presidente de CAME: “Se llevan puesto al Estado”.
Ya tenemos antecedentes de la organización mafiosa y de cómo se manejan estos personajes. Solo basta recordar los piquetes que sufrió la Prefectura de Formosa cuando actuaron dentro de sus funciones procediendo al secuestro de mercadería de origen ilegal en la primer ocasión y a la detención de un contrabandista en otra.

O la última vez que actuó la Aduana, que terminó con un vehículo dañado y el jefe del operativo seriamente lesionado.
En el último año, los efectivos de la Prefectura de Formosa sufrieron al menos una decena de heridos durante procedimientos en cumplimiento de la Ley. Los más graves, el de un joven oficial que literalmente fue desmembrado durante una verdadera emboscada de los facinerosos en la zona del Mangal y más recientemente, un efectivo fue herido de bala.
¿Hasta cuando vamos a seguir tolerando esta actividad, tan ilegal como mafiosa?
¿Cuándo decidiremos ser CLIENTES en lugar de CÓMPLICES?



Antonio Fabián Hryniewicz
Presidente de la Cámara de Pequeñas y Medianas Empresas de Formosa





VER MAS EN: http://www.youtube.com/watch?v=BYdj4dncn1k&feature=relmfu

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOLO TE PIDO RESPETO AL QUE PIENSA DIFERENTE.

AYER Y HOY LOS MISMOS ENEMIGOS