4 mar. 2013

LAS CONTRADICCIONES QUE GENERA LA CLARINCRACIA

            LAS CONTRADICCIONES 
                                                                                         Por: Alejandro CriVisqui   

La Clarincracia a logrado permear entre algunos militantes K predominantemente “Progresistas porteños”, generando en ellos ciertas contradicciones, como por ejemplo, cuando se manifiestan a favor de la reelección de Cristina, ya que según ellos es la única que asegura la profundización del Modelo Nacional y de las mayorías populares y tal vez sea así, pero de similar forma, no están de acuerdo con la reelección de quienes para ellos, en idéntico paralelismo de pensamiento con la Clarincracia, atacan a gobernadores de provincias, desconociendo las realidades de las mismas y solo guiándose por lo que les cuentan las voces de Clarín o algunas ONG disfrazadas y financiadas por intereses contrarios a los de las mayorías nacionales, estos gobernadores para ellos son simples “caudillos feudales” de “regimenes autoritarios”, aunque estos gobernantes del interior, hayan sido votados abrumadoramente por sus pueblos, pero no llegan a ser ni considerados por el pensamiento “Progre porteño” como auténticos lideres provinciales o “Caudillos federales del hoy”, como lo fueron los de las montoneras criollas en sus tiempos, que defendían con uñas y dientes sus provincias, caudillos que ellos (y yo también) reivindican en sus predicas, pero al verlos hoy coincidir con la Clarincracia en sus criticas hacia estos, me pregunto ¿Cómo habrían actuado estos compañeros en aquellas época? Tal vez de la misma manera que lo hicieron algunos en esos mismos tiempos, siendo funcionales desde cierta “izquierda de época” al unitarismo y escribiendo sus líneas en el Mitrismo, pero… creyéndose a su vez “Progres de época”.

                                       Paradojas y confusiones


 ¿Por qué se enojan estos militantes NacyPop cuando los “caceroleros” tratan de “régimen” de “autoritarismo” al gobierno nacional y no lo hacen cuando de igual forma y por motivos similares es atacado un gobierno popular de provincia por Clarín y sus rehenes Caceroleros?

 Aunque les pese ideológicamente, estos gobernantes como Insfran, para dar el ejemplo que mejor conozco (Y vuelvo a aclarar que no soy "Gildista"), cuentan con el apoyo mayoritario de sus pueblos, representan para estas mayorías, alguien que los entiende y representa por que es uno de ellos y la seguridad de no perder lo conseguido, luego de sufrir años de olvidos por los anteriores inquilinos de aquella casa Rosada, que solía representar el poder del gran puerto, que pensaban que el país era solo eso, el puerto.

 ILUMINADOS
Y hay algo mas sencillo aun y que tanto molesta a ciertos grupos de intelectuales del progresismo k y ni hablemos del no K, estos gobernantes ganan en sus provincias, por que simplemente las mayorías así lo quieren, y es aquí donde vemos a los “progres porteños” que les salta el “pequeño burgués”, subestimando profundamente a los pueblos del Interior, colocándose en el papel de los iluminados intelectuales que opinan con cierta pedantería, sentados desde un coqueto café frente al congreso de la nación o desde el panel de algún programa de la TV Nacional, por encima de los intereses populares, sobre a quienes estos deberían reelegir y a quienes no, como jueces del “buen votar”, basados en prejuicios liberales y hasta a veces tan reaccionarios, que llegan a contar con el apoyo de gruesas capas de sectores sociales conservadores y por lógica, cuando esto se da, allí aparecen las invitaciones a los principales programas Clarinisticos, con la sola condición de despotricar contra los gobernantes del interior no encolumnados a las ordenes del “Gran Diario argentino”, es allí donde estos militantes del “progresismo porteño”, se confunden una vez mas con la Clarincracia y terminan no solo retro alimentándola, si no, boicoteando al propio Modelo que dicen defender.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

SOLO TE PIDO RESPETO AL QUE PIENSA DIFERENTE.

AYER Y HOY LOS MISMOS ENEMIGOS